10 consejos para mantener tu auto en perfecto estado

Mantener tu auto en perfectas condiciones te ayuda a conducir más seguro y proteger a los ocupantes. Lee los siguientes tips para evitar los problemas más comunes.

1 Llantas. Revisa la presión de las ruedas frecuentemente. Puedes usar los medidores para la presión de aire en cualquier estación de servicio. Reemplaza las ruedas cuando el desgaste alcance los indicadores de la ranura central.
2 Aceite. El aceite es vital para tu vehículo y debes cambiarlo cada 6.400 o 8.000 km. Lo mejor es no usar el mismo aceite por más de 8000 km para maximizar la eficiencia del motor a largo plazo. Consúltale a tu mecánico de confianza cómo revisar el nivel de aceite de forma apropiada.
3 Controla los filtros, al menos una vez al año.
Filtro de aire. Se recomienda cambiarlo cada dos revisiones. Tener en cuenta en qué entorno se conduce, no es lo mismo circular por la ciudad que por el campo, la contaminación del aire o el polvo de la tierra, son factores influyentes en la vida útil del filtro. Comprueba el estado del filtro y ve que todas las fibras están en perfecto estado, y no cubiertas por suciedad.
Filtro de aceite. Mantiene limpio el motor, evita que cualquier viruta metálica lo dañe. Asegura el correcto funcionamiento y vida útil del motor. Cambia el filtro cada vez que se sustituye el aceite del motor, es un componente económico y te ahorrará más de un disgusto.
Filtro de combustible. Retiene las impurezas derivadas de los combustibles, para que no interfieran en el flujo del combustible. Si el filtro está en mal estado el vehículo puede funcionar mal, incurrir en pérdidas de gasolina y consumir más combustible. En los vehículos diésel, el filtro tiene una importancia mayor, alberga la humedad que genera este tipo de combustible, por lo que su vida útil es menor. Cambia el filtro cada 40.000 km. En el caso de los diésel, cada 30.000 km.
Filtro del habitáculo. Evita el ingreso de suciedad en el interior del auto y asegura la salud de los ocupantes. Se recomienda cambiarlo cada año en temporada de primavera para eliminar cualquier rastro de suciedad y moho que se haya acumulado en otoño e invierno, y evitar el ingreso del polen.
4 Frenos, bandas y batería. Los sistemas de freno deben ser reemplazados periódicamente para mantener una eficiencia máxima de frenado. Tu mecánico puede revisarlos regularmente. Las bandas deben tener la tensión correcta, si están un poco flojas hacen un ruido chirriante, si lo has oído deben revisarlo.
Debes controlar la batería para detectar corrosión y limpiarla. Evita conducir con la batería con poca carga. La batería, tarde o temprano, se vuelve vieja, al reemplazarla, también debes revisar el alternador y el distribuidor para asegurarte de que están funcionando correctamente.
5 La alineación y el balanceo. El balanceo es necesario para evitar las vibraciones en el volante cuando se conduce rápido y la alineación es indispensable para que haya una dirección precisa y un desgaste parejo de la banda de rodamiento, se recomienda hacerlo cada 10.000 KM.
6 Fluídos (líquidos). Los otros elementos vitales para el coche son los líquidos que el mecanismo del motor requiere. El nivel refrigerante, líquido de la dirección asistida, líquido de la transmisión, líquido limpia parabrisas, líquido de frenos y otros fluidos necesitan ser revisados periódicamente. Asesórate con tu mecánico cómo revisarlos.

7 Ventanas. Asegúrate que todas las ventanas, espejos y luces estén limpios y sin roturas. Reemplaza cualquiera que esté rota. Las grietas en los parabrisas son muy peligrosas. Al manejar deja un espacio prudente entre el auto que te precede, se puede desprender alguna piedra que puede romper tu parabrisas.
8 Luces.  Asegúrate de revisar tus focos de largo y corto alcance, tus luces traseras, tus luces de reversa, las direccionales y las luces de freno. Deben apuntar hacia abajo y hacia afuera de la carretera, no de forma directa, arriba o hacia el centro. Puedes ver el patrón de las luces fijándote en la carretera delante del tuyo. Las luces desalineadas pueden distraer o ser peligrosas tanto para ti como para los otros conductores.
9 Limpiaparabrisas. Reemplaza los limpiaparabrisas una vez al año antes de la estación lluviosa. Puedes cambiar todo el sistema del limpiaparabrisas si es necesario.
10 Control de los sistemas de emisión. Puedes hacerle revisiones periódicas de las emisiones de gases de tu coche. Generalmente un profesional puede hacer este diagnóstico.